Roman Adicto a amarte: La esposa condenada del Jefe paranoico y dominante chapitre Chapitre 3

"¿Tienes hambre? Te haré algo de comer", dijo ella. No lo había visto comer nada hoy cuando estaba limpiando la calle.

Ling Yiran arrojó unos fideos y huevos en la olla para hacer un simple tazón de fideos para él.

"Aquí, come, pero no comas demasiado rápido. Está muy caliente", dijo.

Él bajó la cabeza y comió los fideos en silencio. Ling Yiran también se le quedó mirando en silencio. Por alguna razón, la soledad que ella solía sentir cada vez que regresaba al apartamento parecía haber desaparecido. ¿Podría deberse a la presencia de otra persona en la habitación?

Después de que él había terminado de comer, Ling Yiran limpió los platos. "Normalmente duermo con las luces encendidas. Espero que no te importe", dijo ella. Desde que salió de prisión, se había acostumbrado a mantener las luces encendidas mientras dormía.

"Seguro."

Ling Yiran se acostó en la cama, mientras él se acostó en la alfombra que ella había puesto en el suelo.

Ella cerró los ojos y trató de conciliar el sueño. No sabía cuándo empezó, pero en algún momento, había empezado a darle miedo dormir.

Porque, una vez que se quedaba dormida, siempre soñaba con su tiempo en la prisión. Ella sería golpeada, avergonzada y abusada... y cada dedo aún podía sentir el dolor de ser roto y las uñas arrancadas de ellos...

Por una gran parte del tiempo, incluso pensó que iba a morir en la prisión.

Sin embargo, extrañamente, durmió hasta el amanecer esa noche y no fue visitada por sus pesadillas habituales.

Ling Yiran miró a la figura acostada en el suelo aturdida.

¿Fue por él? ¿Será porque ya no estaba sola en esta habitación y porque había otra persona quedándose con ella?

Antes de que ella se diera cuenta, se había levantado de la cama, se agachó y colocó la mano en su mejilla. La mano de ella se sentía cálida.

Él era real y no algo de su imaginación. Anoche, ella realmente había llevado a un hombre a su apartamento.

Cuando volvió en sí, descubrió que él ya estaba despierto. Sus bellos ojos estaban fijos en ella.

"Lo siento." Su cara se puso roja de repente. "Yo... yo solo... que... si no tienes adónde ir, también puedes vivir aquí".

Habló apresuradamente, pero después de decirlo se sintió aliviada.

Su cara roja se reflejaba en las pupilas de obsidiana de él y un rastro de sorpresa brilló en sus ojos.

"Si no quieres, finge que no dije nada", agregó ella, mordiéndose el labio.

Sus labios delgados, finalmente, se abrieron lentamente. "¿Tú quieres?" Su voz era clara, como una primavera en invierno.

Si esto hubiera sido dicho por algún otro hombre, habría sonado como si estuvieran coqueteando con ella.

Pero cuando las palabras vinieron de él, fue como si estuviera haciendo una simple pregunta de "querer" o "no querer". No había ambigüedad en sus palabras, e incluso sus ojos estaban tranquilos.

Ling Yiran frunció los labios. "Sí, quiero" Esta fue su respuesta.

Él la miró fijamente y una sonrisa se formó lentamente en sus delgados labios. "Está bien."

Esta era la primera vez que lo veía sonreír. A pesar de que fue muy ligero... le parecía extremadamente hermoso.

Ling Yiran se fue a trabajar y le dejó 20 yuanes para comprar algo de comida para sí mismo.

Cuando el hombre salió del apartamento, ya había personas esperándolo afuera. Después de ver salir al hombre, lo saludaron respetuosamente, "Joven amo Yi".

"Vámonos", Yi Jinli respondió débilmente.

Un Bentley negro estaba estacionado frente a él. Yi Jinli entró y miró los 20 yuanes que tenía en la mano. Habían pasado muchos años desde que alguien le había dado dinero así, y fue incluso un billete de 20 yuanes.

"Joven amo Yi, la mujer que estuvo con usted anoche es una trabajadora contratada del Centro de Servicios de Saneamiento. Ella comenzó a alquilar su residencia actual aquí hace un mes y acaba de salir de la prisión hace dos meses".

Capítulo 3 1

Commentaires

Les commentaires des lecteurs sur le roman : Adicto a amarte: La esposa condenada del Jefe paranoico y dominante