Roman ¡Buenas noches, Señor Ares! chapitre Chapitre 9

Fue solo entonces que Jay se dio cuenta de que el robot era la imagen de una hermosa joven.

'¿Este pequeño echa de menos a su mamá otra vez?', pensó exasperado.

“Jenson, ¿de verdad quieres ver a tu mamá?”, gritó Jay sin pensar.

Jenson estaba de pie malhumorado en las escaleras, su pequeño cuerpo lucía particularmente solitario y obstinado. Se volteó para mirar directamente a Jay y asintió solemnemente.

Jay apretó los labios. Supuso que debería considerarse afortunado por no haber metido a Rose en un burdel todavía. De lo contrario, la naturaleza egoísta de Jenson nunca lo perdonaría si se enterara de que su padre había estado intimidando a su mamá.

Sin embargo…

Jenson solo extrañaba a su mamá como resultado de una mala decisión tomada por Jay.

Hace unos años, Jay creía que Rose estaba muerta, pero no quería que Jenson viviera en un mundo lleno de despecho. Así que inventó una mentira de que su mamá todavía lo amaba todos los días.

Por supuesto, como descubrió recientemente para su mayor sorpresa, Rose estaba muy viva.

Mientras Jay contemplaba la posibilidad de llevar a Jenson a ver Rose, sonó su teléfono celular.

Al otro lado de la llamada estaba su asistente, Grayson, que parecía terriblemente ansioso.

“Sr. Ares… Rose se escapó”.

“¿Qué?”. El hermoso rostro de Jay se arrugó en una mirada de incredulidad.

“Estaré allí de inmediato”. Sin siquiera tomarse el tiempo para almorzar, Jay colgó y se volteó para salir de la casa.

La abuela y el abuelo miraron a su hijo que corría de un lado a otro como una abeja ocupada. De alguna manera, sintieron un poco de pena por él.

Ambos abuelos volvieron sus ojos hacia Jenson, la causa de la agitada lucha de su hijo. “Pequeño Jenson, mira lo cansado que has dejado a tu papá. ¿Qué tal si dejas que el abuelo y la abuela te preparen el almuerzo en el futuro?”.

“No, no es suficiente”. Jenson entró en su habitación y cerró la puerta de golpe.

La abuela sostuvo una espátula en la mano y la agitó desafiante hacia Jenson. “¡Jenson, pequeño bribón! ¿Quién te enseñó a comportarte de esta manera? No es lindo en absoluto”.

Josephine suspiró débilmente, “Su papi”.

Jay corrió al hospital lo más rápido posible.

Cuando llegó a la sección VIP en el noveno piso, la cerradura de huellas dactilares estaba intacta en la puerta, pero la puerta estaba abierta de par en par. La cara acerada de Jay estaba llena de conmoción.

Esa cerradura de huellas dactilares era única, diferente a todos los demás modelos del mercado.

No estaba equipado con un sistema de contraseña y no daba margen de maniobra para posibles robos.

La única forma de desbloquearlo era obtener una coincidencia de huellas dactilares en el primer intento.

Solo se registraron sus huellas digitales y las de Jenson para la cerradura.

“¿Encontraste algo de la cámara de vigilancia?”, Jay pensó instantáneamente en las otras medidas de seguridad del edificio.

Grayson miró hacia abajo y dijo: “Sr. Ares, el almacenamiento profundo del sistema de vigilancia fue destruido intencionalmente”.

Las pupilas de Jay se contrajeron.

El sistema de vigilancia de Gran Asia estaba extremadamente bien escondido y el sistema de almacenamiento profundos tenía muchas capas de seguridad.

¿Cómo descifró el ayudante desconocido de Rose su sistema de vigilancia en tan poco tiempo?

¿Era esa persona un profesional?

Commentaires

Les commentaires des lecteurs sur le roman : ¡Buenas noches, Señor Ares!