Roman Castigado por su amor chapitre Chapitre 4

Sebastian llevaba un mes buscando a Sabrina.

Pensaba que la había juzgado mal y que Sabrina tal vez no era una mujer tan perjudicada y pobrecita como su investigación le había mostrado, pero ahora ella apareció como la camarera de la habitación especialmente dedicada a él.

Realmente la había subestimado.

"Director Ford... ¿qué?, ¿qué pasa?". El encargado del restaurante que acompañaba a Sebastian temblaba al mirarlo.

"¿Cuánto tiempo lleva ella aquí?", Sebastian miró fríamente al gerente.

"Un... un mes", respondió el gerente, tartamudeando.

Un mes.

Fue cuando se escapó de la mansión Ford.

Ella no estaba tratando de escapar, sino solo quería aumentar su precio.

¡Mald*ta sea!

Sabrina miró a Sebastian con resentimiento y se sintió frustrada.

¿Cómo podía ser el mundo tan pequeño?

"No entiendo lo que dices, ¡déjame ir! Si no, llamaré a la policía". Hizo todo lo posible por liberarse del agarre de Sebastian, pero no podía moverse en absoluto.

Sabrina sentía tanto dolor que el sudor comenzó a surgir en su frente.

El gerente reprendió a Sabrina asustado: "¡Layla Young, te has pasado!".

Sebastián se burló. "¿Layla Young? ¿Ocultaste que acabas de salir de la cárcel cambiándote el nombre por Layla Young?".

En ese momento, la camarera principal de la planta general, la misma chica que le pidió a Sabrina que ocupara su lugar, se acercó corriendo, pero estaba demasiado asustada para hablar.

Sabrina se sentía desesperada. Solo le faltaban dos días para cobrar el sueldo de ese mes.

Sin embargo, todos sus planes volvieron a fracasar.

"¿Por qué no puedes dejarme en paz? ¿Por qué?". Ha sido injustamente acusada. Sus ojos empezaron a llenarse de lágrimas al instante en un momento de ira. Levantó el brazo y mordió el hombro del hombre. Sebastian sintió un dolor repentino, así que soltó su agarre.

Sabrina se dio la vuelta y comenzó a correr.

No podía pelear con nadie, solo le quedaba huir.

Cuando Sebastian finalmente reaccionó, Sabrina ya había salido corriendo del restaurante y subió rápidamente a un autobús. Bajó después de algunas paradas.

Caminando por la carretera, empezó a llorar incontroladamente.

Estuvo un mes encerrada en casa de Selene, un hombre que ahora estaba muerto le quitó su primera vez, finalmente salió de la cárcel con mucha dificultad, pero nunca pudo volver a ver a su madre.

¿No ha tenido suficiente mala suerte?

¿Qué clase de demonio es este hombre llamado Ford? ¿Por qué estaba tan decidido a no dejarla ir?

¿Por qué?

¿Era porque acababa de salir de la cárcel y no tenía a nadie con quien contar, así que a él le parecía bien perseguirla?

Sabrina lloró hasta que se le revolvió el estómago. Al final, se puso en cuclillas al lado de la carretera y vomitó. Sin embargo, todo lo que vomitaba era un líquido verde y ácido porque no había comido.

Una mujer que pasaba por allí se acercó a ella y le dijo: "Chica, ¿estás embarazada?".

"¿Embarazada?". Sabrina se sorprendió.

Últimamente había estado sintiendo náuseas, pero nunca se le pasó por la cabeza que pudiera estar embarazada. Tras el comentario de la mujer, recordó de repente que había pasado más de un mes desde aquella noche.

Llegó al hospital asustada y con solo unos diez dólares en las manos. Ni siquiera era suficiente para hacer agún chequeo.

El médico le dio a Sabrina una tira reactiva para hacer un análisis de orina.

Diez minutos después, el médico dijo afirmativamente: "Estás embarazada".

Sabrina se tambaleó un momento. "No, no puedo estar embarazada".

Capítulo 4 1

Capítulo 4 2

Commentaires

Les commentaires des lecteurs sur le roman : Castigado por su amor