Roman Déjeme ir, Sr. Hill chapitre Chapitre 2

Freya se quedó sin palabras por un momento. Pero inmediamente le mostró a Catherine un pulgar hacia arriba.

"Es alto, y además es tan fuerte. ¡Te apoyo! La apariencia de su tío es perfecta. Ethan no se puede comparar con él. La riqueza y el poder de ese hombre también son maravillosos entre los de la familia Lowe".

"Debo recordarte que tienes que encontrar un buen apoyo o tu posición en la Corporación Jones será inferior a la de Rebecca. Así que creo que su tío es adecuado para ti".

Catherine se quedó pensativa por un segundo. Podía que Freya siempre sacaba conclusiones rápidamente, pero lo que decía era cierto.

Si Rebecca tenía el respaldo de la familia Lowe, la posición de Catherine en la Corporación Jones estaría en peligro.

"¡Bien, voy a conquistar su corazón ahora mismo!".

Catherine tomó el bolso de Freya por instinto para buscar un pintalabios y una base de maquillaje.

Su rostro pronto lució muy hermoso.

Freya parpadeó. "¿Estás segura de que puedes coquetear con él?".

"Es solo un hombre, ¿no? ¡Ya verás!".

Catherine puso la cabellera detrás de la espalda y sostuvo una copa medio llena de vino tinto. Con una mirada coqueta e interesada, caminó hacia el hombre con orgullo.

Cuanto más se acercaba al hombre, más solemne se volvía su atractivo rostro. Sus ojos lindos y sus labios sensuales eran nada inferiores que tenía el actor más guapo del año.

"Hola. Siento molestarte, pero ¿usted tendría la hora?".

Catherine le dio dos golpecitos suavecitos con el dedo en la barra.

Cuando el hombre se abrió sus ojos ebrios bajo la tenue luz, la palabra ‘Lucifer’ pasó por la mente de Catherine.

Su cerebro se quedó en blanco por unos segundos. Después de recuperarse, Catherine mostró una bonita sonrisa y dijo: "Creo que nuestro primer encuentro por aquí es el comienzo de nuestra felicidad".

Con las cejas levantadas, Shaun Hill le respondió sin otro sentimiento especial: "No soy médico. No ofrezco tratamientos".

"¿Qué?".

"Estás mal de cabeza, ¿no es así?". Los sensuales labios del hombre se movieron ligeramente. Sin embargo, las palabras que salieron de su boca eran extremadamente irónicas.

“...”

En ese momento, Catherine tenía muchas ganas de buscar un espejo para mirarse bien.

¿Ella no era guapa? ¿O tenía algo en la cara?

Bueno, cabía mencionar que era muy difícil acertar los verdaderos pensamientos de los hombres. Si no, Ethan no la habría traicionado con su hermana.

"En realidad estoy enferma. No estoy loca sino enferma del amor".

Capítulo 2 1

Capítulo 2 2

Commentaires

Les commentaires des lecteurs sur le roman : Déjeme ir, Sr. Hill