Roman Déjeme ir, Sr. Hill chapitre Chapitre 6

Catherine se quedó sin palabras.

Shaun debería haberle explicado antes.

¡Se había pasado las últimas horas preocupada por ser madrastra!

Un sentimiento de descontento la invadió.

Sin embargo, la gata regordete del pelaje limpio y suave era muy adorable.

Dio un paso adelante, con la intención de pellizcar sus gordas mejillas, pero la gata se precipitó hacia el dormitorio principal a la velocidad del rayo. El dormitorio principal era un lugar en el que todavía Catherine no tenía permiso para entrar.

Catherine dejó escapar un suspiro ante el rechazo del pequeñín. Luego, recorrió la casa que tenía tres dormitorios y dos salas de estar.

Había un dormitorio principal, una habitación de invitados y un estudio.

El interior de la casa estaba decorado con un estilo minimalista y moderno, utilizando el negro, el blanco y el gris como combinación de colores principal. Era agradable a la vista, pero al mismo tiempo daba una sensación de frialdad y falta de alegría. La decoración probablemente no costó mucho.

¿Era realmente la residencia del tío de Ethan?

Se suponía que el hombre debería ser un empresario con mucho éxito. Sin embargo no lo parecía, ya que una cosa era que había elegido no vivir en una gran villa, y otra cosa era que no había ningún signo de lujo en ese lugar.

Además en las estanterías de la sala de estudio estaban llenas de libros con títulos como 'La ciencia del derecho', 'La gaceta de la sociedad jurídica' y '¿Somos esclavos de nuestros genes?'.

Algo no cuadraba. ¿Sería posible que ese hombre no fuera el tío de Ethan?

No, ¡eso sería imposible!

Freya podía ser bastante descuidada a veces, pero para algo tan serio como eso...

Ella no podría haber cometido un error, ¿verdad?

La incertidumbre estaba matando a Catherine. Buscó su teléfono para llamar a su amiga. "¿Estás segura de que él es el tío de Ethan?".

"Por supuesto, me lo dijo mi hermano. Incluso ha almorzado antes con ese hombre".

Aliviada, Catherine se puso una mano en el pecho. "Tenía miedo de haberme casado con el hombre equivocado".

"Dios mío, ¿realmente te casaste con él?". Un grito de sorpresa se escuchó del otro lado del teléfono. "¿Realmente se presentó al registro civil?".

"Ajá", respondió ella. Al otro lado del teléfono, los ojos de Freya estaban llenos de lágrimas. "Prometimos ser ángeles de la guarda mutuamente. ¿Cómo pudiste abandonarme en un abrir y cerrar de ojos?".

Las palabras se atascaron en la garganta de Catherine.

Capítulo 6 1

Commentaires

Les commentaires des lecteurs sur le roman : Déjeme ir, Sr. Hill