Roman Déjeme ir, Sr. Hill chapitre Chapitre 8

"Es imprescindible disfrutar de tortitas calientes con mantequilla de alta calidad. Luego, un sorbo de chocolate caliente para acompañarlas".

Catherine continuó con el espectáculo de deleite.

Estaba saboreando con intención cada bocado de comida. Teniendo en cuenta también su bonita cara, su actuación era mucho más entretenida y convincente que la de otros programas populares de comida.

Shaun no podía soportar más su farsa.

"Miau". Al mismo tiempo, Fudge saltó sobre la mesa del comedor mientras movía la cola.

Pensando que la gata debía estar hambrienta, Shaun se dirigió a la alacena. Volvió con un plato de puré para gatos y lo colocó delante de Fudge.

Fudge lo olfateó por unos segundos antes de apartar la cabeza. Miró a Catherine con ojos codiciosos.

Una expresión de incomodidad apareció en el rostro del hombre.

Catherine reprimió las ganas de reírse antes de darle a la gata un pequeño trozo de su rollo de canela. La pequeña gata lo devoró solamente en pocos segundos.

"Buena gatita".

Acarició a la gata la cabeza con cariño. 'Tienes mejor gusto que tu dueño', pensó para sí misma.

Shaun se sintió avergonzado. Después de que la gata comiera dos bocados más del rollo de canela, pasó a disfrutar de los churros. Eso hizo que el hombre frunciera el ceño.

"No me...".

Catherine aprovechó la oportunidad y le metió un trozo de churros en la boca a Shaun.

Una pizca de ira apareció en sus ojos. Justo cuando estaba a punto de escupirlo, el crujiente exterior de los churros recubiertos de azúcar de canela se derritió en su lengua.

Por instinto, comenzó a masticar la densa masa. Estaba crujiente por fuera pero suave por dentro. Estaba delicioso.

Seguramente, ya había comido churros antes. Los cocineros de la casa de la familia Hill podían hacer numerosos tipos de comida, pero nada había sabido tan bien como esos churros.

Por alguna razón, los churros que ella hacía reflejaban el sabor cremoso de la leche sin hacerlo empalagosa.

"¿Está bueno?". preguntó Catherine, apoyando su barbilla en las manos. Estaba segura de sus habilidades culinarias.

La luz se apagó en los ojos de Shaun cuando notó la sonrisa de satisfacción en el rostro de ella.

"No está mal".

Entonces, tomó otro trozo de churros y siguió comiendo. El pequeño bocado de antes no le bastaba para degustar bien todo su sabor.

Catherine le guiñó un ojo juguetonamente. "¿No has dicho que solo 'no está mal'?".

"Seguro que no puedes acabar con todos estos sola. No me gusta desperdiciar la comida", respondió el hombre con arrogancia.

Ella estaba preparada para replicar, pero él la interrumpió con el ceño fruncido: "No hables durante la comida".

"..."

Catherine dejó escapar un suspiro, pues nunca había visto a nadie tan caradura.

Había dicho fríamente que no le gustaba desayunar comidas dulces, pero en ese momento estaba devorando los churros, las tortitas y los rollos de canela, y también el chocolate caliente.

Era un descarado.

Al principio, Shaun solo quería probar un poco de la comida, pero todo lo que estaba en la mesa era excepcionalmente delicioso. Eran incluso mejores que los que había probado en los restaurantes.

Realmente estaba fuera de sus expectativas que esa mujer pudiera hacer un desayuno tan delicioso.

Su impresión de ella cambió un poco. Casualmente, ella giró su rostro hacia él y sus ojos se encontraron. "Shaunny, ¿qué quieres cenar? Puedo prepararte lo que quieras", dijo ella con gentileza.

"Tengo una cita para esta noche".

Luego, se fue al dormitorio a cambiarse sin decir nada más.

Eso no la preocupó. No era raro que el jefe de una empresa multinacional estuviera ocupado con el trabajo.

Capítulo 8 1

Commentaires

Les commentaires des lecteurs sur le roman : Déjeme ir, Sr. Hill