Roman Devoción apasionada: la querida esposa del Maestro Fudd chapitre Chapitre 6

Un Maybach negro manejó a lo largo de dos filas de árboles de arbol de sombrilla chino y llegó a la mansión Fudd escondida entre ellos.

Envuelto por la oscura noche, la mansión Fudd parecía más solemne y noble que nunca.

Heaton Fudd entró a la casa y vio a John Fudd sentado en el sofá de la sala principal. Él lo saludó cortésmente, “Padre.”

La mano canosa de John Fudd se agarraba de su muleta mientras resoplaba fríamente, “Si me ves como tu padre, encuentra una esposa rápido. ¡Encuéntrale a Porotita Dulce una madre! ¡No esperes hasta que esté muerto y aún no estés casado!”

Por los últimos tres años, la queja más grande que ha tenido John sobre Heaton no era nada menos que él fallando en encontrar una novia y casarse. Recientemente, el viejo hombre le estaba urgiendo a casarse frecuentemente.

Heaton trató con la situación tranquilamente. “Estoy bien con las hijas de la familia de los Quinn, Zharko, Lewis y Sullivan. No me importa casarme con quien sea. Sin embargo, sabías que a Porotita Dulce no le gusta ninguna de esas damas en lo absoluto.”

Cargado de ira, el viejo hombre golpeó al suelo con su muleta. “Heaton Fudd, ¿tú crees que yo no lo puedo ver? ¡Tú estás usando a Porotita Dulce como una excusa!”

Heaton puso una mano en su bolsillo, él luego despreocupadamente dijo, “Padre, si no hay nada más, iré arriba a ver a Porotita Dulce ahora.”

“¡Párate ahí mismo!”

El viejo hombre se levantó. Agarrándose de su muleta, el camino alrededor del cuarto. “Si a Porotita Dulce no le gustan las damas, ¡busca a su madre biológica entonces! ¿Crees que puedes engañarme? ¿Como un hombre que no se ha casado puede ser padre de una niña de tres años? La gente conocerá de la existencia de Porotita Dulce cuando ella crezca. ¡¿Quieres que la gente crea que mi nieta, también tu hija, es una niña ilegítima?!”

Heaton miró las escaleras sobre él y sus ojos afilados se oscurecieron.

“Yo te encontraré una nuera adecuada este mes.”

John Fudd acarició el mango de su muleta. “Mejor no me decepciones.”

...

Heaton procedió hacia arriba y fue al cuarto del bebé, el cual era el cuarto más cerca de su habitación. Una bebé con piel blanca y facciones delicadas estaba sentada en la cama bajo una cálida luz naranja. Su pequeña mano estaba agarrando un libro de colorear. El frío de sus ojos desapareció reemplazándolo por una expresión cálida y cariñosa. “Porotita Dulce, ¿no estás dormida aún?”

Porotita Dulce tiró su libro de colorear a un lado tan pronto escuchó la voz de su padre. Ella tiró abierta su cobija amarilla con patrones de Snoopy y escaló fuera de su cama descalza. Heaton se acercó ya que estaba preocupado que la pequeña nena se fuese a caer. Él abrazó la pequeña nena quien saltó a sus brazos. Él agarró a la bebé en la curvatura de sus brazos.

Porotita Dulce sonrió, enseñando sus blancos dientes. Ojos abiertos, la bebé le dijo lindamente, “Papi, Porotita Dulce te estaba esperando. No había visto a papi en cinco días, ¿No me extrañas papi?”

Heaton besó las mejillas blancas de su hija y le dijo en una voz gruesa pero en tono gentil, “Por supuesto que papi te extraña, pero papi tiene que trabajar para ganar el dinero para criarte. De otra forma, ¿Cómo podría comprar bocadillos y leche para ti?”

La pequeña nena frunció sus blancos y tiernos labios. Sus cejas levemente se fruncieron, ella dijo, “Porotita Dulce no necesita arroz, bocadillos o leche. ¿Puede papi pasar más tiempo conmigo? Todos los niños en el jardín de niños están acompañados por su mamá y papá, pero el abuelo es el que me envía a la escuela todos los días. No estoy feliz.”

Cargando a su hija, Heaton se sentó en la cama y acarició la cabeza de su pequeña nena. “¿Cómo puedes crecer si no comes y no tomas leche? Se una buena niña, papi te llevará al zoológico este fin de semana, ¿esta bien?”

Capítulo 6 Papi, ¿Puedes Traer a Mami de Regreso de Marte? 1

Capítulo 6 Papi, ¿Puedes Traer a Mami de Regreso de Marte? 2

Capítulo 6 Papi, ¿Puedes Traer a Mami de Regreso de Marte? 3

Commentaires

Les commentaires des lecteurs sur le roman : Devoción apasionada: la querida esposa del Maestro Fudd