Roman El General Todopoderoso de Dragón chapitre Chapitre 5

Los Xavier eran los líderes de Los Cuatro Grandes en Cansington.

Era un día de celebración para ellos. El Grupo Megatron, uno de sus muchos negocios, había firmado un acuerdo con el Grupo Celestial, y ahora eran los mejores socios comerciales. En otras palabras, la influencia de los Xavier se extendería aún más gracias a este acuerdo.

Además, el patriarca de la familia, Warren Xavier, cumplía 80 años.

Una flota de coches de lujo estaba estacionada fuera de la villa de los Xavier. Todas las celebridades de Cansington estaban allí para la doble celebración.

“Esta es una botella de vino Retrouve valorada en ocho millones de dólares, regalada por los Frasier. ¡Le desean al señor Warren Xavier muchas felicidades!”.

“Los Wilson presentan un cuadro, El Espino Negro de Jacqui en Blanc, valorado en doce millones de dólares, y desean a los Xavier buena fortuna”.

“Los Zimmerman han regalado al señor Xavier un reloj Froit Mi valorado en ocho coma ocho millones de dólares…”.

En la entrada principal, una señora llevaba un micrófono en la mano. Anunció con entusiasmo los regalos que los invitados habían traído para que todos los presentes los escucharan.

En el vestíbulo, Warren estaba vestido con un traje azul. Aunque tenía 80 años, se veía en forma y alerta. Al escuchar todos los regalos que iba a recibir, se mostraba tan feliz como una lombriz.

Todos los que asistieron al banquete eran de familias importantes de Cansington.

Incluso los Callahan de segunda categoría habían conseguido asistir. En un intento de complacer a los Xavier, Lex Callahan había hecho todo lo posible, gastando una pequeña fortuna para conseguir una billetera Monique para Warren.

Todos estaban ocupados tratando de hacer sus propias conexiones y ampliar sus uniones.

Fuera de la villa, un hombre con un abrigo marrón y una máscara en la cara se acercó, llevando un ataúd.

El ataúd pesaba al menos 100 kilos, pero el hombre lo sostenía con un solo brazo, llevándolo con facilidad.

Era James.

Su regreso estaba impulsado por dos propósitos. Para pagarle a Thea, y para vengar a su familia.

Ahora que era el esposo de Thea, podría ser reconocido. Como no quería meterla en problemas, se puso una máscara negra para ocultar su identidad.

¡Pum!

Al llegar a la entrada, lanzó el ataúd con todas sus fuerzas. Destrozó la puerta de los Xavier y aterrizó en el vestíbulo de la villa de éstos.

Todos se sorprendieron ante la repentina intrusión.

El ruido cesó abruptamente. Estaba tan silencioso que se podía oír la caída de un alfiler.

¿Qué estaba pasando?

Era el octogésimo cumpleaños de Warren Xavier. ¿Quién era tan audaz como para traer un ataúd a una celebración?

Warren estaba charlando con los demás jefes de familia cuando el ataúd entró en escena. Su expresión se ensombreció y gritó: “¿Qué es esto? ¿Dónde están los guardias de seguridad? ¿Qué están haciendo? ¿Quién ha enviado esto? Que se lo lleven de una vez”.

“Warren Xavier, ¿puedo presentarte este ataúd como tu regalo de cumpleaños? Hoy es tu octogésimo cumpleaños, pero el próximo año será tu aniversario de muerte”.

Una voz se escuchó desde el exterior de las puertas. Un hombre con un abrigo marrón y una máscara de fantasma entró.

“¿Quién--- quién eres?”. Warren miró fijamente a James. Este era el lugar de los Xavier, y él era el jefe de la familia, una persona muy importante en Cansington. ¿Quién tenía el valor de causar problemas en su casa?

“Soy alguien que quiere tu vida”.

La fría voz atravesó el espacio. Con la máscara negra de fantasma puesta, James se acercó a Warren.

“Hoy no”. Un hombre de unos veinte años se acercó y señaló a James. "No me importa quién seas. Cuando estás en casa de los Xavier, nosotros estamos a cargo”.

Ese era William Xavier. Sin dejar de apuntar con el dedo a James, William intentó quitarle la máscara. Con frialdad, dijo: “Eres un cobarde por esconderte detrás de una máscara. Veamos quién eres”.

James atacó. Agarró el brazo de William y lo levantó del suelo antes de retorcerlo.

¡Crac!

El brazo de William fue arrancado limpiamente de su cuerpo. La sangre brotó por todas partes.

“Aaaaa…”.

William gritó en agonía.

Todos los invitados estaban conmocionados. Como eran gente de estatus y vivían en paz, nunca antes habían visto tanta sangre o violencia. Muchos de ellos se tambalearon hacia atrás rápidamente, preocupados por ser el próximo objetivo.

Con el aspecto de un Ares moderno, James tiró el brazo descuidadamente. Tenía un aire confiado y agresivo. Junto con su despliegue de poder anterior, los Xavier estaban tan asustados que temblaban, retrocediendo todo lo que podían.

Incluso Warren retrocedió un poco, con el brazo en la espalda, listo para tomar un arma y matar al invitado no invitado.

James se acercó lentamente a Warren.

Los quejidos de dolor de William resonaron en el vestíbulo.

Después de un momento, se desmayó, incapaz de soportar más el dolor. La sala se sumió repentinamente en un silencio. Solo resonaban los pasos de James, que sonaban como el presagio de la muerte.

“Arrodíllate”.

Se escuchó la orden de James, clara como una campana.

James era extremadamente imponente. Era el cúmulo de ser un soldado experimentado y un general con el asesinato como segunda naturaleza. Bajo su mirada asesina, todos estaban asustados. Junto con la facilidad con la que arrancó el brazo de William, nadie se atrevió a pronunciar una sola palabra.

Incluso Warren se vio afectado y perdió la orientación por un segundo.

En ese momento, se olvidó de defenderse y sus rodillas se doblaron. Cayó al suelo, arrodillado.

Crac.

Al ver esto, las celebridades se quedaron atónitas.

Warren Xavier, el patriarca de los Xavier, el líder de Los Cuatro Grandes en Cansington, estaba arrodillado en el suelo.

Capítulo 5 1

Capítulo 5 2

Commentaires

Les commentaires des lecteurs sur le roman : El General Todopoderoso de Dragón