Roman La Pareja Esclava de Alfa chapitre Chapitre 2

Me desperté antes de que el sol pudiera salir. Hoy es mi decimoctavo cumpleaños. En la vida de un niño normal, este sería un día para celebrar; pero, no para mí. Hoy no sería diferente a ayer o anteayer.

Rodé del colchón improvisado que instalé en mi habitación y fui a lavarme la cara en el lavamanos. Capte un destello de mi cara en el espejo y veo que los moretones en mi cuello se están desvaneciendo. El corte en mi cabeza ya se ha curado. Por un momento me permito tener un pequeño regodeo de autocompasión. Aunque no creo que sea espantosa, definitivamente no soy la belleza que se sabe que es mi hermana. No soy tan alta como otras chicas de mi edad aunque constantemente me llaman gorda, la verdad es que estoy bastante flaca. Miro mi cabello castaño como un ratón odiando cada mechón de él. Miro mis ojos almendrados color avellana y desearía que fueran verdes como los de mi hermana. Después de lavarme me pongo una camiseta y unos pantalones deportivos viejos. Hay un lujo que me permito, y es mi carrera matutina.

Deslizándome silenciosamente por las escaleras traseras de la casa de la manada, no puedo esperar a estar en el bosque. Sentir el suelo bajo mis pies. Oler el dulce bosque lleno de árboles. Finalmente, salgo y mi corazón late más rápido. Puedo sentir a mi loba ansiosa por ser libre.

Me transformé por primera vez cuando tenía trece años, que es una edad muy temprana para transformación. La mayoría de los hombres lobo no se transforman sino hasta los dieciséis años. Sucedió después de haber soportado otra ira alimentada por el alcohol de mi padre. En esa noche no me había roto ningún hueso, pero me había arrancado lo suficiente el pelo que estaba segura de que me quedaría calva. Esa noche sentí que mi loba se despertaba. Ella sabía que yo estaba sufriendo, y necesitaba su consuelo, y sus poderes curativos. Transformarme fue aterrador la primera vez. Sientes que cada hueso se rompe y se ajusta, sientes los dedos de las manos y los pies alargarse en garras. La mandíbula se ensancha, y toda tu piel hormiguea cuando te brota el pelaje por primera vez. Nunca le dije a nadie que me había transformado. Aprendí muy joven a mantener en secreto todo lo que me traía algún tipo de alegría o consuelo. Después del primer par de transformaciones, ya no duele. De hecho, es casi agradable.

Podía sentir a mi loba ansiosa por salir cuanto más me acercaba al borde del bosque. La manada Luna de Plata poseía su territorio en el este de Oregón, en la base de las Montañas Azules. Amo el olor del aire de montaña. Esta mañana estaba crujiente, con un ligero viento frío. Muy pronto habría nieve. Cuando llegué al borde del bosque, miré a mí alrededor para asegurarme de que estaba sola, luego me quité la ropa para transformarme.

Mi loba estaba feliz de estar libre y correr por el bosque. Nuestro agudo sentido del olfato recogió los diferentes aromas. Los pinos con su savia, las setas creciendo en el suelo del bosque, el río que había más adelante, toda la vida salvaje corriendo libremente entre los árboles. En poco tiempo, habíamos llegado al río. Me transformé mi forma humana nuevamente mientras me deslizaba por el lecho del río para sumergir los dedos de los pies en el agua helada. Este era mi lugar favorito en todo el mundo.

Me quedé tumbada tranquilamente apoyada en el lecho del río, hundiendo los dedos de los pies en el agua helada solo escuchando el bosque a mi alrededor. Me encantaba escuchar a los pájaros despertarse y mover a sus crías. Escuchó un crujido en los arbustos en la orilla opuesta del río y abró los ojos para ver una hermosa cierva. Su suave pelaje marrón se parecía al más suave terciopelo. Ella era majestuosa en su belleza, simplemente parada allí, alerta pero sin miedo. De repente, empezó a adentrarse más en el bosque y sentí que me dolía el corazón porque no podía ir con ella. Daría cualquier cosa por ser libre.

Ha habido algunas veces en mi vida en las que pensé en huir. Sin embargo, huir significaba volverse solitario, y la mayoría de las veces un lobo sin manada era visto como peligroso y asesinado en el acto. Se pensaba que los solitarios no eran leales a nada ni a nadie. Vivían en sus propios términos negándose a someterse a un Alfa. Las manadas veían esto como antinatural y sentían que era un desequilibrio en la naturaleza. Para los hombres lobo, todo tenía un lugar en la vida, un orden. Cualquier cosa fuera de ese orden se consideraba peligrosa.

Sabía que era hora de irme. Sabía que tenía que volver a la casa de la manada antes de que todos se despertaran. Ellos estarían esperando el desayuno, y me golpearían severamente si tuvieran que esperarlo. Odiaba mi posición en la vida, pero sabía que no podía cambiarla. Yo era el monstruo, yo era la quien mató a mi hermano.

Commentaires

Les commentaires des lecteurs sur le roman : La Pareja Esclava de Alfa