Roman Lluvias Frías chapitre Chapitre 4

Lilian estaba sorprendida. No podía creer que su mejor amiga estuviera derramando sus emociones ante ella. Jayda era alguien que apenas mostraba su lado débil. Incluso en situaciones difíciles, siempre ponía una cara fuerte. No podía recordar la última vez que vio llorar a Jayda.

Lily hizo todo lo posible para calmar a Jayda. Le limpió la cara con un pañuelo de papel.

"Estoy aquí si quieres hablar de ello, pero está bien si no quieres", dijo Lilian con cuidado.

Jayda resopló: "Estaba devastada después de salir de la casa de Zach así que me dirigí al Club 232".

"¿Fuiste a un club?", preguntó Lilian, sorprendida. Jayda asintió. Por mucho que Lily la persuadiera de ir al club en el pasado, Jayda nunca cedía.

"Fui con la intención de emborracharme, pero acabé tomando solo tres tragos antes de que me interrumpiera alguien. Era muy guapo, pero tiene la peor personalidad del mundo. Me siento tan estúpida porque me utilizó".

"Durante los primeros minutos que hablamos, me sentí un poco conectada a él. Su voz me producía escalofríos y la forma en que pronunciaba mi nombre hacía que aparecieran mariposas en mi estómago. Sentí una sacudida de electricidad cuando su piel entró en contacto con la mía por primera vez".

"Sé que es una locura, pero, sinceramente, eso es lo que sentí. Sentí con él todo lo que nunca sentí por Zach. Una cosa llevó a la otra y terminamos en la habitación del hotel y tuve la mejor noche de mi vida”.

"Se tomó su tiempo para adorar mi cuerpo, me hizo desear más, fue tan suave, me hizo el amor, nos costó quitarnos las manos de encima así que me enseñó diferentes posiciones, prometió hacer que la noche fuera memorable para nosotros y lo hizo".

Una lágrima rodó por la mejilla de Jayda y Lilian se la limpió con el pulgar. "Resultó que la persona a la que le di mi virginidad no era más que un imbécil que solo me quería para tener sexo. Actuó con mucha frialdad esta mañana y eso me hizo preguntarme si era el mismo tipo que me hizo el amor tan apasionadamente anoche”.

"Lo que más me enfadó fue que dejó unos dólares en la mesita de noche afirmando que pagaba por mis servicios, incluso sospechó que era una ladrona. Nunca me he sentido tan humillada en mi vida".

Lilian escuchaba atentamente todo lo que decía su mejor amiga. Sabía que el tipo del que hablaba Jayda era especial, pero al mismo tiempo, era un gran imbécil. Nunca había visto a Jayda expresar sus sentimientos por un chico así; ni siquiera Zach.

"¿Te dijo su nombre?". Preguntó Lilian, ya ideando un plan de asesinato.

Jayda asintió mientras se limpiaba la cara con el dorso de la palma de la mano. "Sebastian Miller".

Lilian parecía que acababa de ver un fantasma. "¿El Sebastian Miller?".

"No sé a qué Sebastian Miller te refieres, pero creo que hay más de una persona en este mundo que lleva ese nombre", dijo Jayda con el corazón encogido.

Lilian buscó su teléfono en la mesita de noche de Jayda y le mostró una foto. "¿Es él?".

Ella tragó con dolor y luego asintió.

"¡¡¡Este bastardo!!!, voy a matarlo por meterse con mi mejor amiga".

"No hay necesidad de matar a nadie, Lily".

Capítulo 4 1

Capítulo 4 2

Commentaires

Les commentaires des lecteurs sur le roman : Lluvias Frías