Roman Lluvias Frías chapitre Chapitre 7

“¿Cómo está mi sobrina el día de hoy?”. Albert la abrazó.

Ella sonrió: "Estoy bien tío, feliz cumpleaños. Larga vida y prosperidad".

"Gracias, querida. Me alegro de que estés aquí".

"¿Te acuerdas de tu primo, Sebastián?", dijo Albert, señalando a Sebastián que estaba de pie a su lado, sosteniendo una copa de champán.

Lilian echó una mirada al imbécil que había herido a su mejor amiga. Como siempre, estaba muy guapo a pesar de tener una mirada severa.

Lilian nunca lo había visto sonreír, quizás sería más guapo cuando sonreía. Sebastián era todo lo contrario a sus padres y a sus hermanas gemelas, eso hacía que Lilian se preguntara de qué planeta venía.

"Sí lo recuerdo", murmuró Lilian, volviendo a mirar a su tío.

"Bien. Le estaba preguntando cuándo me dará mi primer nieto". Dijo Albert lo que hizo quejar a Sebastián.

"Habíamos acordado no hablar de esto Papá".

"Seguiré hablando del tema hasta que me des un nieto. Quiero tener uno ahora que todavía estoy sano y tengo energía para correr con él o ella”.

"Porque te haya pedido un nieto no significa que espere que te involucres con una mujer solo por el bebé y tampoco espero que nos traigas a una mujer a tu mamá y a mí, fingiendo que se aman y que luego se divorcien pocos días después de que nazca el bebé".

"Solo quiero que seas feliz y construyas tu propia familia. Quiero que experimentes lo que tu madre y yo tenemos".

"No es mi culpa Papá, siempre están detrás de mi dinero". Interrumpió Sebastián y Lily lo miró incrédula.

"Creo que hay alguien para ti ahí fuera, alguien que te querrá por ti y no por lo que tienes. Solo date la oportunidad de mezclarte". Completó Albert.

Sebastián se preguntó por qué su padre decía todo eso delante de su prima, que no le agradaba.

"Deberían ponerse al día los dos, yo iré a saludar a los demás invitados", dijo Albert y se alejó del dúo.

Después de que Jayda le contara a Lily todo lo que hizo Sebastián, había querido ir hacia él y lanzarle insultos, pero no lo hizo porque Jayda le rogó que evitara problemas.

Se rió en cuanto vio el lado derecho de su frente, donde Jayda le lanzó sus tacón. Aunque el chichón había bajado todavía había algo de piel suelta alrededor de ese lado que era una evidencia del chichón.

"Veo que mi supuesta prima no puede resistirse a babear sobre mí", habló Sebastián, entregando el vaso vacío a un camarero.

Lily se rió con incredulidad. Su primo estaba tan lleno de sí mismo.

"Siento decepcionarte Seb, no te encuentro atractivo. Aunque fueras el último y único hombre de la tierra, preferiría morir soltera que estar contigo".

Commentaires

Les commentaires des lecteurs sur le roman : Lluvias Frías