Roman Mis pequeños tres ángeles guardianes chapitre Chapitre 2

En el aeropuerto de la capital real de Bassburgh…

Entre el mar de turistas, salieron una madre y su hijo. En ese momento, todas las miradas estaban puestas en ellos.

Para ser precisos, se trataba de una madre con tres niños extraordinariamente hermosos.

La mujer era glamurosa y elegante. Lo que hizo que la gente se detuviera a mirar fue la preciosa niña que llevaba en un brazo. La niña tenía una melena espesa y rizada que la hacía parecer una muñeca.

Los dos niños de aspecto similar que la seguían tenían unos rasgos extraordinarios: un par de ojos ámbares brillantes, pelo castaño oscuro y piel blanca como la leche. ¡Parecían totalmente surrealistas!

La mujer que estaba delante del BMW se quitó las gafas de sol. Al ver a Maisie Vanderbilt llevando a un niño en brazos y a los otros dos siguiéndola de cerca, soltó un grito de asombro. "¡Santo cielo, Zee! ¿Tuviste tres hijos en un solo embarazo?".

Se quedó sin palabras al verlos. Dejando de lado el hecho de que Maisie tenía trillizos, lo verdaderamente increíble era que parecían ángeles enviados por el cielo, ¡y aún eran tan pequeños! ¡La mujer no pudo evitar preguntarse quién era ese apuesto ser celestial con el que Maisie se había acostado!

Maisie bajó a la niña de sus brazos. Tocando las tres cabecitas, les dijo: "Les presento a su madrina, Ryleigh Hill".

Ryleigh era la mejor amiga de Maisie Vanderbilt. Tras ser expulsada de la mansión de los Vanderbilt, se había marchado al extranjero. Ryleigh había permanecido a su lado todo el tiempo.

Poco después de establecerse, se había dado cuenta de que estaba embarazada. Había pensado en abortar. Fue Ryleigh la que había intentado persuadirla de que no lo hiciera, por lo que finalmente había decidido quedarse con los bebés.

Para permitirle a su mejor amiga tener una vida cómoda en el extranjero, la testaruda princesa de papá había empeñado una de las antigüedades de su padre, que valía novecientos mil dólares, y le había dado el dinero a Maisie.

Las tarjetas bancarias de Maisie habían sido congeladas cuando la habían echado de la mansión de los Vanderbilt. Si no fuera por Ryleigh, Maisie habría estado durmiendo en la calle.

"¡Encantada de conocerla, madrina!". Los tres niños se inclinaron de forma desincronizada mientras la saludaban con sus dulces voces infantiles.

Abrumada por su ternura, Ryleigh sintió que la sangre se le subía a la cabeza. Sonrió y les devolvió el saludo. "¡Aww, ustedes dulzuras, son unos ángeles!".

El segundo hijo, Colton Vanderbilt, giró la cabeza hacia su hermano mayor, Waylon Vanderbilt, y murmuró: "¡Nuestra madrina sí que parece tonta!".

Maisie puso cada una de sus manos sobre las cabezas de los dos niños. "¿Qué están susurrando ustedes dos?".

"Umm...". Colton dudó en responder.

La más joven de ellos, Daisie Vanderbilt, los delató con orgullo: "¡Waylon y Colton se preguntaban por qué la madrina parece tan tonta!".

Los dos niños se quedaron boquiabiertos. Sin duda era su hermana.

*****

Mientras Ryleigh conducía, miró por el espejo retrovisor para ver a los pequeños niños acurrucados el uno contra el otro, profundamente dormidos. Finalmente, preguntó: "Zee, ¿por qué has decidido volver a Zlokova ahora?".

Maisie, quien se encontraba apoyada contra la ventanilla del asiento del copiloto y se enroscaba el pelo juguetonamente con las yemas de los dedos, soltó una risita. "La Joyería Vaenna pagó siete millones de dólares para que renunciara a mi antiguo empleo y así poder contratarme como diseñadora".

"¿Joyeria Vaenna no es de tu familia?". Ryleigh hizo una mueca y sacudió la cabeza con incredulidad. "La p*rra astuta de tu hermana, Willow, es ahora la directora de Vaenna. ¿Dices que pagó siete millones de dólares para contratarte?". Dejó escapar una risa al pensar en eso. "Cuando se entere de que eres la diseñadora de renombre mundial, Zora, de Stoslo, ¡va a perder la cabeza!".

Zora había causado un gran revuelo en la escena internacional de la joyería. Su trabajo combinaba elementos de joyería moderna con artesanía de estilo victoriano. Cada uno de sus diseños era conocido por la gente como el trabajo de Dios.

Incluso la corona real que había llevado la reina de Stoslo durante su boda el año pasado había sido diseñada intrincadamente por Zora.

Ryleigh se lo pensó mucho, pero aún no le encontraba sentido. "¿Has vuelto por sólo 7 millones de dólares? Vales mucho más que eso. ¿No les estás dando un trato demasiado bueno?".

Cuando la empresa de joyería de Stoslo, Luxella, había querido contratarla, ¡le habían ofrecido un precio de noventa millones de dólares!

Maisie se volvió para mirarla con una amplia sonrisa. "Por eso rechacé su oferta y les pedí ciento cincuenta millones de dólares. Si los Vanderbilt querían pagarme ciento cincuenta millones de dólares, no podía rechazarlos, ¿verdad?".

¡Ya que había vuelto, Maisie iba a hacer lo que fuera para recuperar sus acciones en Vaenna!

Ryleigh respiró profundamente. La familia a la caza de la familia. ¡Brutal!

Estaba deseando ver la cara de Willow cuando las cosas se fueran a la m*erda.

Cuando el coche llegó a la entrada de la Joyería Vaenna, Maisie se giró para mirar a sus tres ángeles. "Mami tiene que arreglar algunos asuntos. Su madrina, Ryleigh, los llevará a los tres a casa primero".

Capítulo 2 1

Capítulo 2 2

Commentaires

Les commentaires des lecteurs sur le roman : Mis pequeños tres ángeles guardianes