Roman Saga Rechazo chapitre Chapitre 7

Isabella

Mi cuerpo entero entro en un estado donde hasta mis vellos están tensos, su voz sigue retumbando en mis oídos y mis ojos se quedaron mirando fijo un lugar en el bosque frente a mí.

¿Qué hace aquí? – pienso.

Reacciono observando rápidamente mis brazos y piernas maldiciendo en mi cabeza por haber decidido usar un vestido hoy, pero la verdad es lo único que no aprieta mi piel generándome más dolor.

Pienso en recitar el hechizo de camuflaje, pero su voz me vuelve a detener.

– Ni se te ocurra conjurar algo.

Me quedo callada en mi lugar sin moverme sintiendo como sus pasos están cada vez más cerca, no levanto mi vista cuando veo sus piernas entrar en mi campo de visión, ni me inmuto cuando uno de sus dedos recorre con apenas un toque uno de los golpes en mi brazo.

Las lágrimas comienzan a juntarse en mis parpados, pero lucho para no derramar ni una sola de ellas frente a él.

– ¿Quién fue? – pregunta.

– Nadie, me caí.

Suelta un suspiro y se hinca posicionando sus dedos bajo mi mentón alzándolo para que lo mire provocando que observe con sorpresa mi rostro y lo entiendo, el purpura es aquel color que lo adorna completamente en conjunto con pequeños cortes en mi pómulo y labio.

– ¿Te caíste? – inquiere con ironía – ¿crees que soy idiota? Esto no es de una caída isi, joder.

– Fue una caída muy fuerte.

– Dime de una vez quién fue. – ordena molesto.

– No tengo por qué decirte nada, ni darte explicaciones, te recuerdo que nosotros no somos nada.

Retrocede unos centímetros de mi soltando mi mentón como si mis palabras lo hubieran abofeteado.

Un destello de dolor se hace presente en sus ojos, pero lo disimula bien mirando hacia otro lado.

¿Qué le sucede? – pienso.

Me alejo un poco más de él y comienzo a levantarme lentamente intentando disimular las muecas de dolor por el esfuerzo de mis músculos de mis abdominales al hacer movimiento. Le doy la espalda para comenzar a caminar dentro de mi hogar, pero me detengo a medio camino nuevamente maldiciendo.

Vuelvo mi vista hacia él y se encuentra en la misma posición derrotada mirando hacia un punto fijo lejos de mí.

– ¿A qué viniste Christopher? – pregunto sacando la curiosidad que tengo desde que lo vi.

Suelta un suspiro mientras se levanta metiendo sus manos en sus bolsillos y vuelve a fijar su vista en mi cara.

– No has ido en tres días al instituto y... bueno yo... me preocupe.

La verdad sus palabras me sorprenden, pero no muestro ninguna emoción respecto a ellas, nunca espere que viniese alguien o que se dieran cuenta de mi ausencia.

– Bueno ya que estas aquí – comento dudosa – ¿avanzamos el proyecto?

Una pequeña sonrisa se forma en sus labios y asiente.

– Claro, es una buena idea.

Sin esperar que diga nada más camino hacia mi casa segura que el vendrá tras mío y me adentro en la sala pasando de largo hacia la cocina para preparar algo de comer.

El sonido de la ventana corrediza cerrándose me indica que ya entro y sus pasos acercándose a la cocina aceleran mi corazón mientras me inclino para adentrar mi cabeza en el refrigerador intentando pensar que podría cocinar.

– ¿Tienes ganas de comer algo en específico? No he almorzado ¿Tú? – pregunto con la cabeza aun metida en el refrigerador.

– Tampoco almorcé, estuve algo distraído en ese horario, pero lo que tú quieras está bien.

Bufo ante su respuesta y me vuelvo a erguir volteando en su dirección, encontrándolo sentado en una de las sillas de la isla.

– Te pregunto para que me ayudes a decidir, no sé qué quiero.

–Está bien – ríe suavemente – ¿fideos con boloñesa? Siempre me ha gustado como te quedan, los gozaba mucho cuando los preparabas antes en las ocasiones que acompañaba a mis padres a cenar aquí.

– ¿Enserio? Bueno... eso será entonces.

Comienzo a sacar los ingredientes tanto de la despensa como del frigorífico acomodándolos en la pequeña isla que te encuentra en mi cocina.

Capítulo 7 1

Capítulo 7 2

Commentaires

Les commentaires des lecteurs sur le roman : Saga Rechazo