Roman Una Atrofia Peligrosa chapitre Chapitre 5

El corazón de Jane aún estaba latiendo palpitantemente, pero antes de que pudiera sentir un alivio, de repente se dio cuenta que un hombre a quien no conocía, tenía sus brazos alrededor de su cintura de una manera íntima.

“Aaaah…” Jane se asustó. En toda su vida, el único hombre que había abrazado tan cercanamente fue su hermano mayor. Nadie la había tocado así antes, ni siquiera… él.

La expresión de Haydn Soros se opacó, extendió su otra mano, fijando hacia la boca de Jane. “¡Haz silencio! ¿Qué es todo estos gritos? ¡Eres tan peculiar, mujer! La mayoría hubiera gritado involuntariamente cuando se están cayendo, pero tú eres una excepción. No hiciste ningún sonido para nada cuando te estabas cayendo, entonces ¿por qué diablos estás gritando ahora?”

“P-P-Por favor… Suéltame.”

Haydn notó que ella estaba tartamudeando sospechosamente, y entonces, algo se le vino a la mente. “Oye, ¿no estabas gritando sólo porque te agarré por la cintura, o sí?” Haydn vio cómo la mujer en su brazo se tornó pálida inmediatamente al comentario, que no podía dejar de mover la esquina de su boca.

“…¿Así que acerté el clavo en la cabeza, no?” Pensó un poco en ellos y le dio una extraña sonrisa. “Oye, mujer, ¿me estás diciendo que jamás has sido agarrada por un hombre de esta manera anteriormente?”

Haydn le pareció las reacciones de ella fascinantes. Cuando vio cuán rojo estaban la base de las orejas de ella, algo se le ocurrió a él, y sádicamente, agregó más fuerza a su brazo que estaban alrededor de la cintura de Jane.

¡Swoosh!

Haydn observó lo sonrojada que se puso su cara en un instante, viendo como si hubiera descubierto un nuevo continente… ¡De pensar que aún existen mujeres hoy en día y a esa edad que se ponen rojas sólo porque un hombre la estaba tomando de su cintura! ¡Qué fascinante! ¡Qué exótico!

Haydn estaba simplemente con él mismo con entusiasmo.

Apretó la cintura de Jane con la mano que estaba alrededor de ella intencionalmente, pero lo único que sintió fue tela. Esto lo dejó desconcertado, y él no iba dejar que los buenos modales se pusieran en su camino para satisfacer su curiosidad.

“¿Qué estás haciendo?”

Jane se esforzó y empujó a Haydn aparte. Mientras tanto, Haydn veía a Jane impactado. “Tu cintura…” Él no sabía qué decir. ¿Lo que acabó de tocar era en serio la cintura de una mujer normal?

Haydn siempre fue un hombre de mujeres autoproclamado, con aproximadamente mil amantes en el pasado. Sus pasadas aventuras amorosas incluían un montón de modelos internacionales y celebridades, pero la cintura que él acababa de tocar era la más delgada de las más delgadas de sus antiguas novias. ¡Era tan delgada que podía rodear la mayoría con una sola mano!

“Tú…” Él quería decir, “Por eso estás vestida con tantas capas en un día tan caluroso.” Sin embargo, él miró las orejas de ella y vio que la mujer enfrente de él estaba claramente fingiendo indiferencia a pesar de estar en un dolor intenso. Su mirada era resentida y a la vez de auto desaprobación, y de repente, él no pudo decir más nada.

Muchos años después, Haydn no podía olvidar la mirada de Jane en ese momento. Aunque, hasta el sol de hoy, él no pudo entender cómo una mirada de alguien podía tener tanto orgullo y dócil al mismo tiempo, mezclando perfectamente dos emociones completamente opuestas en una sola vez.

¿Qué pudo haberle pasado a esta mujer para darle un aura a dos polos opuestos, combinados en uno contradictorio?

Jane empujó a Haydn hacia un lado y comenzó a correr para escaparse. Aunque ella no podía correr muy rápido para nada, y apenas había tomado dos pasos cuando tropezó y se cayó. No obstante, ella sólo se levantó como si nada pasó, apoyándose de la pared como soporte mientras trataba de mantener la mayor distancia posible entre ella y Hadyn.

Su mente era un desastre en ese momento… como si alguien hubiera descubierto su secreto más humillante.

Después que ella fue liberada de la prisión, ella sólo quería una vida pacífica y tranquila. Sólo quería lo suficiente para comer y un lugar para dormir, que pudiera mantenerse a ella misma y ahorrar algo de dinero para mudarse a Erhai, un lago bien lejano. Allí, ella podría ver aguas claras como un cristal y el cielo azul que nunca pudo ver en la prisión.

Ella no podía aguantar más tragedias.

Haydn quería ayudarla, pero aunque él la hubiera alcanzado, la mujer hubiera reaccionado como si fuera perseguida por un monstruo, arrastrando su cuerpo con sus manos en la pared patéticamente.

Haydn no tenía otra opción más que ir lentamente.

En el Cuarto 606

Jane tocó la puerta y entró.

Tan pronto ella entró al cuarto, pudo sentir el ambiente espeluznante que estaba adentro. Bajo la tenue luz, ella vio unos cuantos clientes sentados en el sofá, rodeados por unos cuantos modelos.

Sólo había una pura muchacha de apariencia inocente parada por sí sola enfrente de la mesa de cristal en el cuarto.

Jane conocía a esta muchacha. Ella era la nueva camarera contratada llamada Susie Thompson. Ella era la compañera de cuarto de Jane y estudiante de la Universidad S.

Capítulo 5 Metiéndose en Problemas 1

Commentaires

Les commentaires des lecteurs sur le roman : Una Atrofia Peligrosa