Roman Vivo con el Alpha chapitre Chapitre 1

Maiquel

Estoy en mi oficina firmando unos documentos para volver a mi manada que está ubicada en Canadá. Trágicamente aún no tengo a mi luna, tengo 800 años y 500 de ellos los he dedicado a buscar a mi luna, pero aún sigo con la esperanza de que la voy a encontrar y por eso me guardo para ella. Aunque no lo crean mi cuerpo es santo nunca me he acostado con nadie sé que parece un jodida broma pero no me interesa nadie y mi lobo tampoco está interesado en otras mujeres. Mi secretaria ingresa a mi oficina sin tocar la puerta como es habitual en ella.

—Señor tiene una junta en cinco minutos, —me informa.

No levantó la vista de mis papeles porque no me interesa ver sus pechos que están casi afuera de su blusa. No me llaman la atención ninguna mujer, ya que me estoy guardando para mi luna como dije antes. Mucho dirán cómo sabe que tiene los pechos casi fuera de su blusa pues ya antes la he mirado y anda de esa manera.

—Si enseguida salgo para allá, dile que preparen la sala de junta, —le hablo serio y neutro. Ella se queda parada mirándome—Es para hoy, no te quedes ahí parada mirándome. No te pago para que vengas a exhibirse en mi empresa, esto no es un prostíbulo, —añado tragándome un gruñido.

—Sí señor, —responde nerviosa y tartamudeando. Sale de mi oficina casi corriendo, si supiera que anda con una falda rota.

No puedo evitar reírme por lo ocurrido. Siento a mi lobo removerse inquieto.

—Oguen ¿Qué te pasa? —le pregunto por el link que tenemos.

—No se Maiquel, pero hoy me siento muy extraño. Siento que algo va a pasar, —me dice inquieto. Lo que menciona es verdad desde que me levante tengo un presentimiento extraño.

—Hay que mantener todos los sentidos en alerta, —le digo y cierro el link.

Me levanto de mi asiento y me dirijo a la sala de juntas.

—Buenas tardes, comenzamos. —Mencionó tomando mi lugar.

Todos me responden el saludo y comenzamos la junta.

(...)

Dos horas fue la duración de esa junta. Dios estoy súper cansado, miro mi reloj y ya son las dos de la tarde. Salgo de la oficina ingreso en el elevador, le doy al botón que me lleva al estacionamiento. Visualizo

mi coche que es un Audi R7 negro: es uno de mis autos favoritos.

Salgo a una cafetería que queda a solo cinco minutos de mi empresa. Cuando voy a dos cuadras de la empresa veo una cafetería la cual no había visitado antes. Me estaciono entro y suena una campanilla que anuncia mi llegada. Es cuando me llega un delicioso olor a fresa y chocolates que altera todos mis sentidos hasta que Oguen grita:

— ¡Mate, Mate! ¡Mi luna búscala! —Exclama Oguen. Me quedo un poco distraído al escuchar sus palabras— ¡Idiota busca a mi luna! —Me vuelve a insistir con esas palabra de mi lobo fue que reaccione. Comienzo a buscar de dónde viene ese riquísimo aroma y es cuando la veo: una hermosa chica de pelo completamente rubio natural, unas curvas increíbles y unos labios rosados bien rellenos y súper apetecibles.

La observo un buen rato hasta que sus ojos hacen contacto con los míos.

Entro y busco una mesa para observarla mejor. Ella se acerca, su aroma es más fuerte, me quedo mirándola. Tiene unos hermosos ojos verde oliva.

—Hola buenas tardes, bienvenido a Margaret café. Mi nombre es Ágata seré su mesera el día de hoy, ¿Qué le puedo servir? —Me pregunta. Me quedo embelesado con su voz: es la más hermosa que he escuchado en mi vida.

—Mi luna, mi hermosa luna —escucho que dice mi lobo dejando salir un suspiro.

—Nuestra luna querrás decir. Te recuerdo que es mía también, —le digo en tono posesivo cerrando el Link.

— ¿No desea nada señor? —me vuelve a preguntar. Es ahí cuando reacciono.

—Si un café por favor, —le pido. Ella toma nota y se retira mientras yo la observo. No pasa ni dos minutos y ya está de vuelta con mi pedido.

Capítulo 1 1

Capítulo 1 2

Commentaires

Les commentaires des lecteurs sur le roman : Vivo con el Alpha