Roman Vivo con el Alpha chapitre Chapitre 6

Maiquel

Despierto y lo primero que siento es un peso sobre mí, abro los ojos, sonrió al ver a mi luna sobre mí, respiro profundo y me llega su rico olor a fresa y chocolates.

Tiene todo el cabello desparramado sobre mi pecho, su boca ligeramente abierta se ve tan tierna. Le acarició la mejilla y en su boca se forma una sonrisa, se remueve un poco lo que me indica que está despertando.

—Buenos días mi luna, —murmuro con una sonrisa.

—Buenos días, —susurra con la voz media ronca por recién despertar aún no se da cuenta que esta sobre mí.

Veo que se queda mirándome fijamente y es ahí cuando cae en cuenta que esta sobre mí. Se levanta rápidamente casi cayendo de la cama pero la sujeto de la cintura y la colocó debajo de mi cuerpo.

—Lo sie...Siento, —murmura roja como un hermoso tomatito.

—No tienes por qué disculparte mi luna. Desde ahora quiero que siempre duermas sobre mí, —comento, me voy acercando a su boca, donde dejo un casto beso.

Me separo de ella y bajo de la cama para ir al baño, entro y me desnudo, voy directo a la ducha. Después de durar como cinco minutos salgo con una toalla en la cintura, miro a mí luna de reojo y veo que me está observando.

— ¿Te gusta lo que ves? —Pregunto con una sonrisa arrogante.

—Si... di... Digo no, ¡Claro que no! —Exclama tartamudeando y completamente roja, sé que está mintiendo porque su corazón se acelera.

—Si claro, puedes ver y tocar si quiere, todo esto es tuyo completamente, como tú eres mía, solo mía, —comento mientras nos señaló, camino a mis cajones y saco un bóxer, me quito la toalla y me colocó el bóxer dándole una buena vista a mi luna de mis nalgas. Observo que salen rápido de la cama directo a la puerta del baño, suelto una carcajada por su inocencia. Le dejo: un pantalón de chándal, una musculosa y un bóxer a mi luna sobre la cama, espero que le quede.

Bajo a preparar el desayuno cuando estoy en la cocina me pongo a preparar unos waffles, me acuerdo de que tengo que decirle a Ágata que tiene que irse conmigo a mi manada en Canadá espero acepte irse conmigo.

(...)

Escucho los paso de Ágata cuando está bajando las escaleras, salgo de la cocina observo que tiene puesta la ropa que le deje, el pantalón le queda porque es pequeño y tiene una tira para ajustarlo más a su pequeña cintura.

Se acerca a donde estoy y le digo que entre y tome asiento, ella hace lo que le pido, le sirvo el desayuno y comenzamos a comer mientras hablamos un poco más acerca de los hombres lobos.

(...)

Después de desayunar vamos a la sala y nos quedamos viendo una película llamada "El hoyo del diablo".

Cuándo la película terminar le digo:

—Tenemos que hablar de algo muy importante. —Ella se acomoda mejor en el sofá y me mira con esos hermosos ojos color oliva.

—Te escucho, —murmura con su voz tan suave y tranquila que me inspira confianza para pedirle lo que quiero.

—Ya que sabes todo acerca de mí, quiero que vengas conmigo a mí manada en Canadá, —suelto muy serio.

Después de cinco minutos en silencio ella dice:

—No me puedo ir, ¿Qué pasará con mis estudios?, ¿Con mi mejor amiga Emili?, tengo que hablar con ella no la puedo dejar, —murmura preguntas bastante preocupada.

—Podemos pedir una transferencia para que estudies en mi manada, tenemos una universidad allá y puedes decirle a tu amiga que venga con nosotros, —comento tomando su mano derecha. Observo que se queda como pensando mi propuestas y después asiente con la cabeza. Me levanto súper feliz, y tomo su cintura para después besar sus labios demostrándole todo lo que siento por ella, hago que quede ahorcajada sobre mi regazo. Toco su cintura por debajo de la camisa y dejo círculo en ella, siento como su piel se eriza por el contacto.

No separamos por falta de aire y nos quedamos mirando fijamente, le vuelvo a dar otro beso cargado de amor que es todo lo que siento por ella.

—Gracias mi luna, no te vas arrepentir de haber tomado esta decisión.

Ágata

Después de haber aceptado la propuesta de Maiquel, me dijo que tengo un mes para conocerlo mejor y hablar con Emili, sé que ella se va a ir hasta al fin del mundo conmigo.

Ahora me encuentro en casa porque Maiquel tiene que resolver unos problemas en su empresa y hablar con su mejor amigo Álvaro de asuntos de su manada.

Tocan la puerta del apartamento me acerco rápidamente a la puerta para encontrarme con Emili.

— ¡Dios! Me quiero ir de este país estoy cansada de todo esto, —murmura mientras entra en mi apartamento.

—Pues larguemos, —propongo—Maiquel me contó un secreto enorme, —digo sería.

— ¿Qué te contó?—Me pregunta mientras palmea un lado del sofá para que me siente.

—Pues...

(....)

Capítulo 6 1

Commentaires

Les commentaires des lecteurs sur le roman : Vivo con el Alpha